Un día increíble e irrepetible…(4) La ceremonia

Había intercambiado algún wasap con Isabel, la concejala que nos casaba, y sabía lo básico de la ceremonia, que tenía que leer los preceptos del código civil, que nos pondríamos los anillos, que teníamos que decir nuestros votos… ay! de eso ya ni me acordaba. Pero, además de eso, no tenía ni idea de cómo iba la ceremonia… es lo que pasa cuando es la primera vez que te casas.

La conversación con el cetrero antes de subir al escenario pareció que le quitaba algo de hierro al asunto, pero yo estaba, como antes, que no estaba… nerviosa, con un poco de vergüenza, para como soy yo, y pendiente de todo para no perderme detalle y guardarlo todo en mi memoria (que difícil para lo despistada que soy).

Esperamos a la concejala y subimos todos al escenario, se suponía que, como eran 4 los testigos (mi hermano y Mari, y Juan y Eva) no podían subir al escenario pero no sé ni como se plantaron arriba. Las chicas se sentaron en el banco y los hermanos se quedaron detrás nuestro custodiándonos. Menos mal que, por mi afán de cumplir con lo pactado, no insistí ni dije nada  para que se bajaran fue, como lo del maquillaje, la segunda vez en el día que dejé de lado mi “controlación” para dejar fluir y, colló, como me alegro de que estuvieran allí y lo vivieran con nosotros.

Ya los cuatro arriba… veía la cara de Mari, estaba muy ilusionada. Apa, sentado a mi lado, estaba pletórico, yo sólo hacía que mirarle y él mostraba la pose de un verdadero Rey con todo un pueblo bajo sus dominios; no cabía en él, estaba feliz, verdaderamente feliz…

La verdad, es que no me llegué a enterar mucho de lo que explicó la concejala, yo sólo hacía que mirar el ramo, mirar a la gente y mirar a Apa… el que en unos segundo iba a ser mi marido…

No sé en que momento nos tuvimos que levantar la primera vez, creo que para la entrega de armas ¿o fue para el sí quiero? Si, fue para eso… Apa al decir esas palabras y yo responderle con las mismas ya se saltó por primera vez el protocolo y me plantó un beso que tiraba para atrás… Ay! que vergüenza! ¡Qué está toda la gente mirando! Pero eso a él le motivaba más… se vino tan arriba en una de esas ocasiones que el cetrero le tuvo que parar los pies “Ei, que aún nos estáis casados” y yo hasta le hice la cobra, que él y el público se tomaron co humor… Ay, que le vamos a hacer si me daba vergüencita jiji

Luego ya vino el intercambio de armas, Eva y Juan si se las dieron a Apa. Él me las entregó a mi prometiéndome defenderme. Yo hice lo propio con las arras, se suponía que debían entregármelas Toni y Mari pero al estar el cofre encima de la mesa fui yo misma quien lo cogí y se lo di a Apa diciendo nosequé de que yo era su señora feudal, como me lo inventé ahora ni me acuerdo, imagínate lo hecha un flan que iba…

Creo que ahí hubo otro momento de besos; si, antes de estar casados, pero es que Apa lo vivió mucho…

Luego llegó uno de los momentos más chulos, sobre todo para los que no se lo esperaban. Desde la otra punta del patio de armas un halcón salió volando entre las cabezas de los presentes para dirigirse hacía el brazo de Apa. Era el que portaba los anillos. Me entregaron la bolsita y, si, ahora, si, llegaba el momento del intercambio y de los votos.

La verdad es que ninguno de los dos nos lo habíamos preparado y creo que eso hizo que salieran de nosotros las más sinceras palabras. Yo le dije que esto era un sueño que se hacía realidad y que estaba convencida de que quería que él fuera mi marido… Apa sólo me dijo, y fue lo más bonito, que me quería, que no sabía porqué pero que me quería, y eso era suficiente…

Más besos, más vergüenza y un brindis con la concejala y testigos… Ahora si, ya éramos marido y mujer… Bueno, sólo quedaba firmar… Miriam era la encargada de llevar las plumas… con 4 testigos y 4 copias que firmar la cosa se alargó más de lo debido…

Yo fui la primera en hacerlo, cogí la pluma y, entre el frío y los nervios no sabía ni escribir… Con ese gesto se hacía oficial, Apa y yo comenzábamos, legalmente, una vida juntos y ese papel así lo certificaba.

Anuncios

2 comentarios en “Un día increíble e irrepetible…(4) La ceremonia

  1. Jose antonio dijo:

    Hola nos vamos a casar en Villena en 2018 y queríamos saber si podríais ayudarnos un poquito nos an dicho que tenemos que ir al juzgado y al ayuntamiento para tramitar los papeles y queríamos saber si podríais decirnos que tenemos que solicitar.un saludo y enhorabuena por vuestra boda

    Me gusta

    • ampacs dijo:

      Hola José Antonio. Enhorabuena también a vosotros. 😉 Aún os queda mucho tiempo así que no os preocupéis, con hacer los trámites unos 6 meses antes es suficiente; vamos, eso creo. Lo que tenéis que ir primero es al juzgado de donde estéis empadronados, para que os tramiten el expediente de matrimonio luego cuando ya esté completo, y firmado por el juez, lo enviarán a los juzgados de Villena y ya os informarán de los sucesivos trámites. Espero haberte ayudado, cualquier cosa más, aquí estoy. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s